Indicadores Económicos:  UF $34027.44   Dólar $898.69   Euro $910.71   IPC $1.2   UTM $59595

Maulino que residió tres años en Qatar: “me duele cuando hablan mal de ese país”

Maulino que residió tres años en Qatar: “me duele cuando hablan mal de ese país”

  • Una serie de críticas se han hecho caer sobre el país organizador del mundial de fútbol que se inició este domingo. David Zepeda, que vive hace más de doce años en Talca, trabajó en dicho país y asegura que no todas las acusaciones son fundadas.

TALCA.- En 2013, el ingeniero civil David Zepeda se fue a residir a Qatar tras postular por internet y quedar seleccionado por una empresa norteamericana para trabajar en el proyecto Sharq Crossing, que consistió en la construcción de extensos puentes sobre el mar y túneles submarinos en la ciudad Doha, su capital, con el objetivo de mejorar la conectividad vial de cara al mundial de fútbol que comenzó este domingo y así recibir de la mejor forma posible a los miles de hinchas provenientes de distintas partes del planeta.

Así, junto a su esposa Elizabeth (oriunda de la localidad de Villa Prat) se instalaron durante poco más de tres años en el país del Medio Oriente, incluso tuvieron que adelantar su matrimonio para poder trasladarse juntos y así radicarse en la nación árabe. Un mes después de haber arribado nació Simón, el primero de sus dos hijos (el menor se llama Gaspar), y así comenzaron a escribir una linda historia alejados de Chile, en una cultura totalmente distinta.

En medio de diversas críticas por el nombramiento de Qatar como sede, David relata cómo fue su experiencia, reconociéndose como un enamorado de su gente y, por lo mismo, no descarta regresar.

¿Cómo fue tu experiencia en Qatar?

En 2013 postulé a un concurso Internacional donde una destacada firma estadounidense buscaba reclutar un ingeniero civil senior bilingüe con probada experiencia en proyectos civiles complejos. Estas obras íconos buscaban enlazar la conectividad vial de la capital entre el aeropuerto internacional Hamad, el distrito financiero de Doha y la ciudad cultural Katara a través del mar, con miras a facilitar los desplazamientos para el mundial. Así llegamos con mi esposa Elizabeth y al mes nació Simón, nuestro primer hijo.

¿Qué tal fue llegar a una cultura totalmente distinta a la chilena?

Al principio fue complejo porque son dos países totalmente distintos. Uno lo ve totalmente extremo y estricto por su religión, pero después nos fuimos enterando de otras cosas. Tenía un buen sueldo, cinco veces mayor a lo que se puede aspirar en Chile, y si bien difícil en cuanto al clima y las costumbres, rápidamente nos enamoramos porque la gente es muy amable, muy cálida. Además, tiene mucha cultura, allá puedes tomar clases de piano o pintura totalmente gratis, incluso aprendí árabe y así pude conocer y entender un poco más de su cultura. Finalmente, terminé convirtiéndome al islam, me hice musulmán, sunita que no es tan extremo como el chiita. Qatar es un país acogedor con los inmigrantes que llegan a estas tierras en busca de oportunidades. 

El Mundial a Qatar ha tenido una serie de críticas, como la muerte de trabajadores ¿Cómo lo ves tú que viviste allá?

Son obras que costaron la vida de gente. Ahí laboraron personas que provenían de países como India y Pakistán, donde la mayoría accedía por primera vez a un sueldo producto de que allá se usa mucho el trueque. Trabajar con 52-54 grados de calor y con mucha humedad es bastante complejo. Si bien desconozco el tema de las medidas de seguridad, cuando estuve allá siempre me dieron todas las herramientas, es decir si solicitaba arneses de seguridad, me los daban. Los factores climatológicos hacen que la accidentabilidad sea mayor.

También hay críticas por la violación de derechos humanos, el trato a las mujeres, la prohibición de temas como el consumo de alcohol ¿Cuánto le va a costar a los hinchas acostumbrarse a todo ello?

Esto de sabía del año 2010 cuando se adjudicó el mundial, así que no podemos sorprendernos ahora. Por experiencia propia, puedo decir que para mí fue grato vivir en un país tranquilo, donde nunca vi un borracho en un parque, donde no hay delincuencia. De todas formas, Qatar se ha abierto bastante en comparación con países vecinos como Arabia Saudí, ahora se ve incluso a jóvenes paseándose tomados de la mano. Ha ido evolucionando de a poco y por eso me duele cuando hablan mal de este país, ya tengo un hijo que nació ahí y su gente es muy cálida.

En cuanto al tema del alcohol puedo decir que su prohibición no es total. Su consumo se puede hacer en hoteles internacionales y su venta, así como la de los productos derivados del cerdo, se puede para los inmigrantes que trabajan allá solicitando una licencia, evitando así el mercado negro y su ingesta desmedida. Así es como en ese país no hay accidentes, ni delitos violentos asociados a la ingesta de alcohol o drogas. 

Respecto a las acusaciones de violaciones a los derechos humanos, creo que los más críticos son siempre los peores infractores. Qatar, desde el momento en que descubrió las riquezas de sus tierras, nacionalizó estos recursos y los distribuye entre su población garantizando su bienestar económico, salud y estudios. Qué mejor muestra de respeto hacia las personas que volcar y distribuir sus ganancias en provecho de sus ciudadanos. 

¿Cómo crees que será el mundial?

Tuve la oportunidad de presenciar eventos deportivos en Qatar y si bien es otra cultura, allá no hay barras bravas como en Argentina o Brasil. Acá se va en familia al estadio, se celebran los goles con respeto y estoy seguro de que se vivirá una fiesta mundialera. Seguramente los festejos serán más acotados, pero no más allá de eso. El país ha gastado más de 200 billones de dólares para que los embates del clima no afecten a los extranjeros, por ejemplo, con estadios climatizados y mejorando la conectividad del transporte público. Va a ser recordado por su infraestructura y dejará la experiencia de ver cómo un país que comenzó como una caleta de pescadores ha crecido tanto.

¿Alguna anécdota para contar?

Cuando llegué a Qatar me llevé un par de zapatos nuevos, de esos 24 horas. En mi primer día de trabajo fui con ellos y devuelta al hotel, con un calor infernal, llegué a casa sin la planta. El caucho se me derritió y quedó pegado en el piso. Allá es todo de suela y no se usan de goma por lo mismo.

¿Imagino que hincharás por Qatar? Obvio que sí, si bien no es un país deportivo, por lo mismo muchos de los seleccionados son extranjeros, pero tuve una linda experiencia allá y me gustaría que les vaya bien. Incluso mi hijo Simón practica tenis en su colegio y sueña con jugar por Qatar algún día

Compartir esta publicacion


error: